Re: Apple vs Samsung

Andy Ihnatko opina que la victoria casi total de Apple paralizará la evolución en el diseño de tablets y teléfonos. Así que he comenzado a seguirlo en Twitter (@Ihnatko) y a prestarle más atención a su podcast. Porque, a veces, lo mejor que le puede pasar a uno es encontrar alguien inteligente con quien estar en desacuerdo.

"Será mucho, mucho más difícil, costoso y arriesgado para una compañía diseñar teléfonos y tablets"

Más allá de la retórica que cualquiera de las compañías pueda usar fuera de la corte, los argumentos usados frente al jurado no permiten llegar a una generalización como la de Inhatko.

Sería mucho más apropiado acotarla y decir que "será mucho, mucho más difícil, costoso y arriesgado para una compañía diseñar teléfonos y tablets tan parecidos a los de Apple".

Si bien el juicio tuvo lugar en California, y buena parte del jurado puede ser considerada como que entiende de computadoras, Apple sabía que podía resultar muy complicado tratar de convencer a un jurado elegido al azar de tomar una decisión favorable a ellos si la temática del juicio se centraba en temas técnicos muy complejos. La labor habría sido doble: (1) explicar temas complejos; y (2) convencer de que tenemos razón en los temas complejos explicados.

Es así que desde el principio la estrategia de la compañía frutícola consistió en establecer un marco de referencia muy simple: mostrar de la manera más gráfica e ilustrativa posible cuan distintos eran los aparatos de Samsung antes; y cuan similares se volvieron después. Con el iPhone como punto de inflexión.

Asimismo, la compañía Coreana no dudó en tratar de llevar la discusión a temas más oscuros que confundieran al jurado lo suficiente como para que este no sienta la seguridad necesaria para tomar una decisión categórica. Es decir: esperaban tablas, status quo y que las cosas siguieran como estaban antes del juicio.

Por lo tanto, por ahora, lo único peligroso es tratar de clonar el iPhone.

Es mucho más difícil acusar de clones a los teléfonos de Huawei o de HTC. Los nuevos teléfonos de Samsung son cada vez más distintos del iPhone. Y esta compañía está alistándose para modificar el software que infringe las patentes de Apple. Medidas ambas factibles de ser aplicadas por cualquier otro fabricante de teléfonos y tabletas.

Terminado el juicio, el mayor riesgo lo sigue corriendo Samsung ya que, una vez declarado culpable, será mucho más difícil para ellos mantener la cara de poker cuando les toque defenderse frente a las futuras acusaciones que Apple seguramente hará. Recordemos que en esta batalla ninguna de las partes agotó su arsenal de patentes. Con esta victoria bajo la manga Apple puede tener el camino más fácil en adelante.

Android y los otros juicios por venir

Android es un campo minado. No obstante, todavía está por verse cual va a ser el resultado de los litigios que se llevan a cabo alrededor del mundo por la legitimidad o falta de la misma de este sistema operativo.

Las acusaciones van en todas direcciones, sin un claro ganador todavía. En tal enredo, es posible que nunca lo haya. Quizá, lo mejor que pueda suceder es que el sistema de patentes en el mundo sufra un cambio radical y/o que se eliminen las patentes de software en general. No obstante, esa no es la realidad en la que estas compañías se tienen que desenvolver.

Por ahora, todavía se puede argumentar que quien más daño le ha hecho al ecosistema de Android es Microsoft: quien recibe una buena suma de dinero de casi todos los fabricantes de teléfonos que lo usan, como pago por las licencias de sus patentes.

"Apple ha perdido buena parte de su imagen de dulces hippies motivados por la excelencia y la libertad, quienes salen victoriosos haciendo los mejores productos"

La insensatez de Samsung abrió para que Apple extraiga hasta el último centavo de ellos, así como de los otros licenciatarios de Android. No obstante, es todavía muy pronto para afirmar tan categóricamente que Apple se ha vuelto ya el malo de la película.

Samsung es un gigante de la industria que sabe defenderse y sabrá recuperarse.

Está todavía por verse si Apple llegará a ensañarse con los jugadores más pequeños al punto de sacarlos del negocio o llevarlos a la quiebra a punta de juicios. También está por verse si Apple dejará de innovar y de sorprendernos con excelentes nuevos productos.